Blog de Rafael Rodríguez Díaz

La Empresa Familiar

  • Inicio
    Inicio Aquí es donde puedes encontrar todas las publicaciones del blog.
  • Categorías
    Categorías Muestra una lista de categorías de este blog.
  • Etiquetas
    Etiquetas Muestra una lista de etiquetas que se han utilizado en el blog.
  • Bloggers
    Bloggers Busca a tu blogger preferido.
  • Blogs de Equipo
    Blogs de Equipo Busca tu equipo de blog preferido aquí.
  • Acceder
    Login Tu cuenta

Hijo mío, con el sombrero de jefe: ¡estás despedido!

  • Tamaño de fuente: Mayor Menor
  • Suscribirse a las actualizaciones
  • Imprimir

Hijo mío con el sombrero de jefe 002

 

Algunas dificultades en la empresa familiar, especialmente aquellas que ya llevan tiempo ocurriendo y por más que se ha hablado con la persona no hay mejoría, se resuelven poniendo las cosas al límite. Cuando un hijo o una hija no trabaja ni da el ejemplo adecuado, cuando hay maternidades en que la persona lleva ya tres años trabajando a media jornada requiriendo

el puesto de plena dedicación o existen comportamientos inadecuados que no pueden ser mantenidos por más tiempo, una buena solución puede ser salir de la confusión familia-empresa poniendo cada cosa en su sitio: “te queremos pero la empresa tiene que funcionar como una empresa”. 

 

Tal vez no quede otro remedio que proceder como se narra en la siguiente anécdota, clásica ya en la literatura sobre empresas familiares. Leámoslo en las palabras de Marcy Syms:

 

 “Tom Leonard, de veinte y pocos años, miembro de la tercera generación de una empresa familiar dedicada al negocio de granjas y comidas en Connecticut, trabajaba para su padre y no estaba haciendo un gran trabajo. Por ejemplo, llegaba tarde dos de cada cinco días. Cuando un viernes fue a recoger su paga, el oficinista le dijo que su padre se había llevado el cheque a su casa y que deseaba verlo tan pronto como fuera posible.

Tom se fue a casa, imaginando agradables pensamientos de promoción que era la forma en que se recompensaba en esa empresa familiar.

Su padre, sin embargo, le dio una gran sorpresa al decirle: “Sabes Tom, estar en una empresa familiar es realmente duro: tienes que llevar dos sombreros, con un sombrero eres el padre, con el otro, eres el jefe. Permíteme ponerme un momento el sombrero de jefe y que te diga: <<Estás despedido>>. Ahora, déjame que me ponga mi sombrero de padre y te diga <<Mira, siento mucho que hayas perdido tu trabajo, ¿te puedo ayudar de algún modo?>>”

 

En algunas ocasiones, tal y como vemos, no queda más remedio que poner las cosas al límite para que la persona reaccione o deje de trabajar para la empresa de la familia. En muchas ocasiones esta forma de proceder obra “milagros”.

 

_______________

Esta anécdota se recoge en el libro Marcy Syms. 1992. Mind your Own Business and Keep it in the Family. New York: Master Media.

 

en Uncategorized Visitas: 1486 0 Comentarios
0

Comentarios

  • No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.

Deja tu comentario

Invitado Lunes, 11 Diciembre 2017

Árticulos publicados

Suscríbete al Blog

Tu nombre:
Tu Email:

Adquiera nuestra publicación

LEF La Empresa Familiar

LEF La Empresa Familiar es la página web de Rafael Rodríguez Díaz, quien durante 19 años ha sido asesor, escritor y formador especializado en la empresa familiar.

Esta página web pretender ayudar a las familias empresarias a mejorar su convivencia y profesionalidad, aportando soluciones a los dilemas típicos de este tipo de negocios.

Información de contacto

  • Dirección: Francisco Gourié 67, 35002
  • Las Palmas de Gran Canaria
  • Teléfono: +(0034) 629 767 515
  • Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • Website: http://www.leflaempresafamiliar.com 

Alta en la lista

Dándose de alta en nuetro mailing tendrá acceso a documentos exclusivos de Rafael Rodríguez Díaz